8/6/08

Linkin Park En Madrid!!


Ayer cuando llegué del concierto de Linkin Park quería escribir este post, pero no podía. Las palabras no me salían, no sabía cómo describir esa hora y media de concierto. Las palabras eran inconexas y solo me salían adjetivos tipo: increíble, genial, flipante... Tenía que dormir, asimilarlo y luego plasmarlo aquí.

No sé si os pasará cómo a mi con algún grupo o cantante, que cuando escuchas su música podrías reproducir cualquiera de los instrumentos, los altibajos de la voz, la variación del tono, TODO. Que cuando les ves en concierto es como una experiencia superior, están allí cantando las canciones que todos los días escuchas por lo menos una vez, mirando al público, sintiéndolo.

Si a eso sumamos la presencia y carisma que Chester y Mike tienen tenemos "La Cubierta" de Leganés llena de gente flipando, histérica, alucinando con que, por fin, estén ahi, a unos pocos metros de ti. Lo que más me gustó de todo el concierto fue verles cómo lo sentían, ver a Chester dejarse la voz, saltar por el escenario sintiéndo cada nota de la canción, ver como Brad (El guitarrista) cierra los ojos escuchando su guitarra y viviéndolo como nunca o el solo que se marcó Rob (el Batería) que hacía que se te saltaran las lágrimas.


Las canciones de Minutes To Midnight en directo son increíbles, preciosas.. y las de los primeros discos son imposibles de describir cuando las oyes en directo, es una sensación demasiado especial como para poder explicarla. Chester cantando y Mike al piano. Esa voz tan alucinante que hace que todos y cada uno de tus poros se estremezcan. Mike rapeando mientras sonríe y mira directamente al público. Crawling y la despedida lo mejor, Chester deshaciéndose en besos, lanzándolos al público (ojalá yo recibiera uno). Si es que, aún después de pensar que estaba preparada para escribir esto, no puedo escribir frases menos descriptivas, más largas.

No sé si sonará a loca desquiciada si digo que la hora y media de ayer fue uno de los mejores momentos que he tenido en mucho tiempo. Por un rato solo existían dos cosas: su música y yo. El resto del mundo se desvaneció, solo acertaba a atisbarlo en determinados momentos en los que volvían al mundo y dejaba de mirar al escenario. Por lo demás, después de gritar como una posesa durante todo el concierto y saltar como si me fuera la vida en ello acabé destrozada pero super relajada... Feliz, después de todo, por verles de nuevo.

El Concierto en París estuvo genial, fue increíble pero no tengo apenas recuerdos porque estuve como en shock todo el concierto. Lo de ayer fue diferente, lo viví y sentí mucho más. Fueron dos conciertos diferentes pero inmejorables.

Es, como dijo Renzo al salir, casi una experiencia religiosa, por lo menos lo más cercano a la religión que yo puedo sentir ahora.

¿Dónde les volveré a ver la próxima vez? París, Madrid... Berlín??

2 comentarios:

Nano dijo...

Pues la próxima vez me avisas y nos vamos juntos, que yo quiero verles también! Parece que fue un conciertazo no? Bueno, son Linkin Park.
Un besito Nanita!

El Criticón dijo...

Linkin Park Forever :D Algún día iré a un concierto de ellos...algún día.

Me alegro de que se lo hayan pasado genial