17/8/08

Las Virtudes (o no) del Poliamor




El libro "Las virtudes del poliamor" de Yves-Alexandre Thalmann cayó en mis manos hace poco a raíz de un post de Chapi Escarlata en el que hablaba de la monogamia y de si los humanos somos monógamos por naturaleza o solo por imposición social.

Lo empecé a leer con mucha curiosidad porque es un tema que ha llamado mucho mi atención últimamente. Creo que, en realidad, somos monógamos porque la Iglesia Católica, la sociedad y una moral impuesta nos ha enseñado que lo somos. Los seres humanos, por naturaleza, no somos exclusivos sexuamente hablando. En las tribus y las comunidades más antiguas los hombres se dedicaban a diseminar su carga genética en todas las mujeres que podían y ellas elegían al macho que más les convenía para tener hijos. Los hombres quedaban al cuidado de la mujer mientras ésta estuviera embarazada y proporcionaba sustento alimenticio a los niños hasta que se valían por sí mismos. Pero en ningún momento se ceñían a una única pareja sexual.

La poligamia, legal en la mayoría de los países árabes, es una práctica que es, en ellos, no solo permitida sino recomendable. No obstante, los poliamorosos no son poligámicos, no hay que confundir los términos. No lo son porque los primeros defienden ante todo la igualdad y el respeto entre los componentes de una pareja y los segundos dan un papel superior al hombre en todo caso, entre otras cosas.

Tampoco se debe confundir a los poliamorosos con personas promiscuas o que tienen muchas parejas sexuales sin compromiso. Ésta es una creencia muy extendida entre nosotros. Antes de leer este libro yo misma lo pensaba. Los poliamorosos son personas que tienen varias relaciones de pareja simultáneamente. Cuidan mucho sus relaciones sexuales precisamente por eso, porque involucran a sus otras parejas en las posibles consecuencias de una enfermedad de transmisión sexual.

Además, los poliamorosos defienden la sienceridad (que no la total transparencia) como valor "superior" en sus relaciones. Cada pareja sabe de la existencia de las demás e incluso pueden llegar a conocerse. Se deduce de todo ello, que los celos no tienen cabida en estas relaciones.



Al principio todo me parecía genial y estaba de acuerdo con muchas de las cosas que cuenta el autor. Sin embargo, llegó un momento en el que descubrí que, definitivamente, yo no soy una poliamorosa. Me explico, cuando una persona poliamorosa con pareja se enamora de otra persona debe frenar esos sentimientos, no por fidelidad o cualquier otro compromiso con su pareja, sino para no entregarse por completo a ese sentimiento. Cuando nos enamoramos lo único que queremos es estar con esa persona, compartirlo todo con ella y no pensamos más que en ella. Eso puede conllevar que dejemos a nuestra anterior pareja por un sentimiento que, sabemos, es pasajero, que llegará un momento en el que se atenúe y puede que desaparezca. Por eso los poliamorosos no ponen en riesgo sus anteriores relaciones por enamorarse de otra persona, controlando todo lo que conlleva (sentimientos, sensaciones, arrebatos pasionales, etc). Pues bien, desde mi humilde posición de persona poco experimentada en la vida y demás considero que, al hacer esto, despojaríamos de toda la magia al amor. Lo más bonito de enamorarse es la entrega del principio, las mariposas en el estómago, pensar siempre en él/ella... si me quitas eso, casi que prefiero no enamorarme porque reprimirme en este aspecto me parece incluso más duro que reprimirme sexualmente.

Por otro lado, me parece agotador ser poliamoroso. Tienes mucha responsabilidad con tus parejas, tienes que ser equitativo con ellas, no puedes dar más a una en detrimento de otra. Además, si ya puede ser duro que tu pareja te cuente que se acuesta con otra persona no quiero imaginarme lo duro que debe ser saber que se va de fin de semana romántico con otro/a hombre/mujer o tener que consolarle porque le van mal las cosas con otra de sus parejas. No me considero una persona celosa y cualquiera que lea este blog podrá decir que soy una persona bastante liberal al respecto (por lo menos eso considero yo) pero me parece demasiado doloroso llevar una situación así.

Todo aquel que piense que el poliamor es una salida fácil o que es el paraíso sexual, que se olvide de estos tópicos. A los que critican a estas personas les diría que, personalmente, me parece más moral tener varias parejas pero ser sincero con ellas y que todo quede claro desde el principio, que una persona que engaña sexual o sentimentalmente a su pareja por no hacerle daño, porque no le abandone o por lo que sea. Es mucho más valiente la primera opción.

No obstante todo lo anterior, no me confieso poliamorosa. Creo que cuando me enamoro no soy capaz de llevar otra relación simultánea porque, en realidad, solo quiero estar con una persona en el mundo en ese momento. No digo que no podamos querer a varias personas a la vez, claro que podemos. Pero a distintos niveles. Hablo en primera persona porque no me atrevo a generalizar, pero creo que a mi me pueden gustar varias personas a la vez pero si media el amor, desaparece el mundo y todo lo demás. Ahora, si alguna persona puede hacerlo, es feliz así y decide llevarlo a cabo, me parece perfecto. Hay que ser muy valiente para ser un poliamoroso de cara a la sociedad. Se enfrentan a críticas de muchos frentes distintos, a marginaciones, a malas miradas, al rechazo en general. Pero aún así, siguen adelante. Por todos ellos ¡Bravo!


"Amar a una persona es demasiado poco, y es demasiado superficial amarlas a todas"
S. Kierkegaard

3 comentarios:

LiO dijo...

bueno bueno bueno. yo pensando que pensaba como un promiscuo y resulta que todo lo que busco se resume en la palabra "poliamor"!!jaja. muy bueno el post, te pediré ese libro prestado.

yo creo, mariana, que no hay tanta capacidad de sacrificio. es como el ser gay o hetero. o se es, o no se es, y puede haber poliamorosos por naturaleza, y otros que son monógamos por naturaleza.
sea como sea, creo que inherentemente, todos deseamos la monogamia ideal para pasar el fin de los días...el poliamor debe ser una etiqueta para definir simplemente un comportamiento que sí, puede que sea ancestral, pero que no deja de escandalizar a las mentes pseudoliberales de hoy en día. todos miran con ojos de juez cuando saben de un comportamiento de ese calibre...

besos nena!

TITO dijo...

BON DIA:

AYER TRAS ESCUCHAR Y CONOCER NUEVAS AMISTADES QUE ME PUEDE APORTAR COSASIMPORTANTES AL PARECER EN MI VIDA.COMENTARIO ACERCA DE ESTE TEXTO Y COMO BUEN COTILLA ,LO LEI.(JEJEJEJ)

ME GUSTO AUNQUE PIENSO QUE EN EL FONDO TODO EL MUNDO BUSCA SU UNICA MEDIA NARANJA AUNQUE EN ESTA VIDA CADA DIA NOS VOLVEMOS MAS EXIGENTE EN TODO LOS CAMPOS.

SOY TITO; UN SALUDETE.BS

Jaime dijo...

HOla

Pues ya la verdad que conozco a poca gente que sea poliamorosa o no he podi verla en acción.

Y tampoco debe ser fácil identificarle pues su comportamiento se puede cofundir con muchos otros cercanos a la caradura

A si se puede estar enamorado de dos personas a la vez creo que si que es posible, pero en la practica lo cierto es que ya es muy díficil dedicarse a otra persona , con lo que estoy de acuerdo que involucrarse de forma seria con varias a la vez (hijos, ...) es al una carga psicológica y de recursos que muy pocos pueden acometer, la más imposible es el tiempo of course

En conclusión, creo que el poliamor puede existir pero en la práctica a medio - corto plazo no se puede llevar

UN saludete¡¡

Jaime