9/5/08

Llámalo X

Ayer estuve hablando con un amigo sobre el amor. Sé que suena cursi pero surgió en la conversación y, la verdad, me dio que pensar. Él defendía una postura que nadie me había mostrado aún: que el amor es eterno, por lo menos el amor hacia el núcleo de una persona. Que pase lo que pase siempre vas a querer a esa persona, aunque lo externo, lo complementario y los periféricos cambien con el tiempo.

Yo defendía que el amor es finito, por lo menos el amor en un momento dado hacia una persona concreta. Es decir, creo que te puedes enamorar de una persona y, cuando pase el tiempo y esa persona cambie, volver a enamorarte de ella, o no. Realmente me gustaría pensar que el amor infinito existe (entendido como él me lo explicaba) pero realmente no estoy muy segura.


Para mi, el núcleo (llámalo X) es importante pero lo que lo rodea es, a veces, demasiado fuerte como para pasarlo por alto por mucho que adores a esa persona "en esencia". Lo exterior, lo que cambia con el tiempo condiciona las relaciones, queramos nosotros o no. Por eso creo que las relaciones acaban.

Si entendemos enamorarnos de una persona como hacerlo de su esencia, estoy enamorada de muchísima gente, de la mayoría de mis amigos, de hecho. Sin embargo, esas personas van cambiando con el tiempo. Llega un momento en el que miras a tu alrededor, observas a tus amigos y han cambiado. Puede que ese cambio nos guste o no. La esencia puede seguir siendo la misma pero el resto influye demasiado en nuestras vidas como para olvidarlo. De ahí que las amistades se distancien sin saber porqué. Cada uno toma su camino y, si son distintos, el amor puede seguir ahí, pero ya no es lo que era... poco a poco se van olvidando el uno del otro.

Realmente, no suelo ser consciente de la gran suerte que tengo al tenerles a mi lado. Pero cada día me enamoro un poco más de mis amigos. Cada uno a tomado su camino pero siguen enamorandome. En esencia, se supone, que son como les conocí, pero aunque eso haya cambiado, me reenamoro cada día.

2 comentarios:

LiO dijo...

en mi opinión, creer que el amor es eterno es darle poca importancia al significado. el amor para mí no es la fascinación o el cariño por álguien; es otra cosa, es algo tan distinto que no podría durar eternamente, porque moriríamos. si el amor fuera eterno nos acabaríamos acostumbrando de tal forma a su presencia, que núnca sabríamos cuando estamos enamorados.
el afecto por los amigos es diferente, pero tiene la misma intensidad que quizá pueda tener el amor. los amigos son la piedra filosofal de las relaciones humanas; son el campo de prácticas para otro tipo de relaciones, y sin ellos, es verdad, no sé qué haría en mi vida.

si el amor fuera ese ente infinito que dice tu amigo, habría estado enamorado miles de veces, y quiero pensar que eso no es así.

me alegro de que te sigas enamorando de nosotros; tú tabién enamoras cada día.
te quiero pendeja;)

Eric dijo...

Yo creo que si que puede ser eterno, puede llegar a ser tan fuerte que ya sea imposible que se acabe, tan fuerte que supere cualquier hecho superficial, sea lo que sea.
Creo que es bonito pensar que existe ese núcleo, esa esencia, y creo que el amor de verdad reside ahi, y no en las actitudes o posturas que pueda tomar la persona.
O por lo menos eso quiero creer, y nunca me he enamorado :P